Resumen
En 2004 se promulgó en el Japón la “Ley sobre especies foráneas invasoras” con el objetivo de controlar a esas especies y prevenir los daños que ocasionan a los ecosistemas. Dicha ley define a las especies foráneas invasoras como aquellas que, a ciencia cierta o presumiblemente, resultan nocivas para los ecosistemas, la seguridad humana y la actividad agrícola, forestal o pesquera. Las especies foráneas invasoras son objeto de una minuciosa reglamentación: salvo autorización expresa del ministerio competente, está prohibido criarlas, plantarlas, mantenerlas o transportarlas. La ley representa un avance revolucionario en materia de conservación biológica en el Japón. Sin embargo, su aplicación práctica resulta problemática. El caso del abejorro común (Bombus terrestris), por ejemplo, planteó un amargo dilema entre conservación biológica y productividad agrícola. La ley adolece además de una importante laguna: no incluye a los microorganismos foráneos. La penetración en el país de la quitridiomicosis de los anfibios generó confusión en los científicos y el Gobierno japonés, toda vez que en la ley no había previsión alguna para combatir a este tipo de microorganismo foráneo. Dada la gran dependencia de las importaciones que tiene el país, el control de las especies foráneas plantea especiales dificultades en el Japón.
 
Palabras clave
Abejorro común – Batrachochytrium dendrobatidis Bombus terrestris – Control – Determinación del riesgo – Especie invasora – Japón – Legislación – Ley sobre especies foráneas invasoras – Polizones – Quitridiomicosis.