Los autores presentan una propuesta metodológica para iniciar el aseguramiento de la calidad en la prestación de servicios zoosanitarios en países en desarrollo, basándose en la experiencia de Brasil. Esta propuesta se fundamenta en tres elementos fundamentales. El primero y más importante es el desarrollo continuo de las personas que participan en el proceso, no sólo del punto de vista técnico y administrativo (saber hacer), sino también en los aspectos dirigidos a modelar nuevas formas de comportamiento y actitudes (saber ser) para la prestación de servicios, a través de una cultura de valores éticos, la motivación y el trabajo en equipo, de manera que se conviertan en colaboradores comprometidos, altamente efectivos e identificados con los objetivos del Servicio Veterinario, como si fuesen propios. El segundo elemento fundamental de esta metodología consiste en visualizar los diversos servicios sanitarios que se han de prestar como procesos, y trabajar cada uno de ellos como un conjunto de actividades, insumos y procedimientos sistemáticamente organizados para la entrega del servicio zoosanitario específico. El trabajo con procesos, además de permitir planificar adecuadamente cada servicio, facilita la identificación, análisis y solución efectiva de los problemas que se presenten durante la entrega del servicio. El tercer elemento fundamental de la metodología propuesta es el control y mejoría continuos de los procesos que componen los diversos servicios sanitarios, especialmente a través del ciclo de Deming (planificar, ejecutar, verificar y reaccionar). La estrategia propuesta requiere realismo y pragmatismo, para no crear falsas expectativas elaborando sistemas de calidad demasiado ambiciosos. Conviene evitar una gran publicidad al inicio de las actividades y crear programas de mejoramiento localizados, bien definidos, cuyos resultados previstos sean simples, directos y perceptibles por cualquier observador, en un corto período de tiempo. En las etapas iniciales, conviene reemplazar el término “calidad” por el de “mejoramiento de la entrega de servicios”. Se debe cuidar que cuando se han alcanzado resultados positivos, el personal reciba algún tipo de reconocimiento o retroacción. Se debe dar mucho énfasis a las actividades de motivación y concienciación del personal.