América tiene una gran población de animales de granja, que en gran parte se destinan a la exportación. Los sistemas productivos son diversos y repartidos en una geografía extensa y variada. Esta situación hace más difíciles los esfuerzos por responder a las exigencias de los diferentes mercados. En este estudio se ofrece un panorama de los factores que influyen en la aplicación del bienestar animal, tales como los requisitos de los países importadores, los requisitos de los agentes privados, las demandas de los productores e industriales, las políticas de fomento de la calidad, las demandas de la comunidad, las recomendaciones de los organismos de referencia y los resultados de la investigación aplicada. Para explorar el nivel de desarrollo del bienestar animal en los países de la región se estudió en detalle el caso de Chile, y se realizó además una encuesta en los Países Miembros de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) del continente. 

Se analizan los adelantos en los temas considerados prioritarios por la OIE, es decir el sacrificio de los animales para el consumo humano, el transporte, y el sacrificio decente con fines sanitarios. Además, se consideran varios aspectos de la producción que la OIE no ha integrado hasta ahora. También se explora el estado de la investigación y la percepción del tema por parte de los productores y consumidores. Los resultados revelan que el nivel de desarrollo y de implementación del bienestar animal difiere de un país a otro. Si bien es cierto que la adopción de regulaciones de bienestar animal se vincula con todos los aspectos mencionados, el que más parece influir es la exportación de productos pecuarios a determinados mercados. Existe un gran interés en mejorar las condiciones de bienestar animal, sin embargo para ello se debe tomar en cuenta las características generales de la ganadería en los distintos países. Una parte de la ganadería del continente sigue patrones mundiales, pero muchos países aún tienen dificultades en integrar las buenas prácticas de bienestar animal, debido a situaciones geográficas, sociales y culturales específicas que se reflejan en las lógicas locales de desarrollo ganadero.