Hace muchos años que se viene estudiando el bienestar de los animales terrestres. En cambio, la voluntad de aportar un mayor nivel de bienestar a los animales acuáticos y de tratarlos con decencia es algo relativamente nuevo, como lo son las ideas que subyacen a tales planteamientos. Hay varios factores que dificultan un trabajo coherente al respecto, entre ellos los siguientes: 

– la enorme diversidad de animales acuáticos, que en su gran mayoría son vertebrados poiquilotermos o invertebrados; 
– la insuficiente comprensión de los métodos y fines propios de la actividad pesquera, la acuicultura y la producción de especies acuícolas; 
– la relativa escasez de información científica;
– la insuficiente comprensión de las concepciones filosóficas, los programas y pautas de actuación y los reglamentos que pueden influir en la prestación de un nivel óptimo de bienestar y un trato decente a los animales acuáticos. 

Los autores tratan de ofrecer una visión general de todos esos elementos, exponiendo lo que de ellos se sabe y comprende en relación con el principal grupo objeto de acuicultura y pesca, que es el de los peces, y examinando las cuestiones susceptibles de influir en los conceptos y métodos relacionados con el bienestar de los animales acuáticos. Entre esas cuestiones, que parecen constituir el eje de todo planteamiento en la materia, figuran las siguientes:

– conceptos éticos y morales del bienestar animal y el tratamiento decente; 
– determinación de si los animales sufren cuando se aplican sistemas de alimentación, gestión y explotación que puedan resultarles perjudiciales; 
– percepción de estas cuestiones y sus consecuencias por parte del gran público y las instituciones. Los autores examinan todos estos elementos con la esperanza de que el futuro depare mejoras técnicas y nuevos planteamientos en la materia que resulten útiles a la sociedad, la industria y el gran público.