En la sociedad contemporánea, el rechazo del sacrificio masivo es cada vez mayor; por ello, siempre que resulte posible debe adoptarse una política de vacunación que impida la circulación de los agentes patógenos en los rebaños. La inmunización es necesaria para evitar los elevados costos de las enfermedades y garantizar la inocuidad de los alimentos. También es preciso reducir al mínimo las pruebas en animales durante el desarrollo de vacunas. La vacunación constituye un medio para proteger la salud y el bienestar de todos los animales; por consiguiente, debe darse a comprender al público la necesidad de administrarla a aquellos que se destinan al consumo. Las vacunas serán indispensables para producir las cantidades de alimentos que serán necesarias en el futuro a fin de alimentar a una población mundial cada vez más numerosa. La Plataforma Tecnológica Europea para la Sanidad Animal Mundial desempeñará un papel clave a la hora de determinar los ámbitos de investigación prioritarios.