Resumen (continuación)
Los resultados pusieron de manifiesto que alrededor de un 2,6% de la carne analizada y de la carne vendida al por menor estaba contaminada por organismos C. perfringens cpe-positivos. Para discernir la intervención de C. perfringens en una enfermedad de transmisión alimentaria, los criterios de laboratorio recomendados pasan por detectar la producción de la enterotoxina de C. perfringens o la presencia del gen cpe en heces, alimentos o muestras sospechosas de contener C. perfringens. En el estudio descrito por los autores algunas muestras, como las de atún, contenían el gen de la enterotoxina, aunque presentaban un bajo recuento de organismos C. perfringens.