Resumen (continuación)
Es importante señalar que hay una diferencia entre el valor monetario (lo que pagan los consumidores por un bien o servicio) y el valor económico (la cantidad máxima de dinero que estarían dispuestos a pagar por él). La forma en que se distribuyen los recursos en sanidad animal genera costos y beneficios, tanto monetarios como económicos. Además, esos costos y beneficios son tanto privados como sociales debido a la existencia de externalidades, factor este de gran importancia en el caso de las enfermedades infecciosas. Allí donde las decisiones de producción que tienen consecuencias zoosanitarias se rijan únicamente por el criterio del beneficio privado, las administraciones públicas deben cumplir la función de ofrecer incentivos a los sectores ligados a la producción animal para que su proceder se traduzca en resultados socialmente eficientes.