Resumen (continuación)
Habida cuenta de los factores geográficos y de la situación de la fiebre aftosa en los países norteafricanos, para impedir que la fiebre aftosa se propague a otros países del norte de África o a otras regiones, como Europa meridional, se precisan estrategias de intervención sólidas y coordinadas, que comprendan aspectos tanto económicos como políticos y de lucha zoosanitaria. Los dispositivos regionales, del estilo de la red mediterránea de sanidad animal (REMESA), pueden cumplir una función esencial en la coordinación y gestión de crisis zoosanitarias, como fue la epidemia de fiebre aftosa de 2014.