Los autores describen un estudio transversal realizado en 378 granjas que contaban con 524 cabezas de ganado para determinar la prevalencia de la tuberculosis bovina y evaluar sus repercusiones en la salud pública. Con ese fin, además de las pruebas tuberculínicas comparativas administradas por vía intradérmica, los cultivos micobacterianos y las pruebas bioquímicas y de farmacosensibilidad, se utilizaron un muestreo estratificado sistemático y un cuestionario. Al aplicarse un intervalo de confianza del 95% (IC 95%), la prevalencia en los rebaños y animales fue del 15% (11,4-18,6) y el 11% (8,32-13,68) respectivamente. Se observó una importante variación de la prevalencia (P) en función del número de cabezas de los rebaños (x2 = 32,3; P < 0,0001), la cohorte de edad (x2 = 11,47; P < 0,05) y el estado reproductivo (x2 = 10,9; P < 0,05). La prevalencia en los rebaños estaba estrechamente relacionada con la alimentación (x2 = 6,6; P < 0,05) y los síntomas respiratorios (x2 = 8,7; P < 0,01). Se registró una importante relación (x2 = 8,4; P < 0,01) entre la presencia de animales reaccionantes y de casos de tuberculosis humana en una granja. El 35% (132/378) de los encuestados conocía la tuberculosis bovina, pero sólo un 32% (121/378) sabía que podía transmitirse del ganado a los seres humanos. Se aislaron Mycobacterium bovis y M. tuberculosis en un 18,2% y un 11,4% (n = 44) de las vacas lecheras reaccionantes respectivamente. En conclusión, se mostró que la prevalencia de la tuberculosis bovina en los rebaños y animales era moderada. La presencia simultánea de enfermos de tuberculosis humana y de animales reaccionantes en una misma granja podría indicar la transmisión de especies micobacterianas entre el ganado y sus propietarios. Por lo general, los conocimientos de los granjeros sobre la tuberculosis bovina y su transmisión eran insuficientes