Resumen (continuación)
La propensión del virus a extenderse a nuevos territorios y a reemerger en regiones tradicionalmente endémicas, donde causa grandes brotes en las poblaciones animales y humanas, plantea un espinoso problema a las autoridades de salud pública y veterinaria. La presencia de mosquitos competentes como vector en países libres de la enfermedad, el amplio elenco de mamíferos sensibles al virus, la modificación de los usos del suelo, el cambio climático planetario y la intensificación del comercio y los desplazamientos de animales son otros tantos factores que podrían contribuir a la propagación internacional de la FVR.