Resumen (continuación)
La investigación sobre la respuesta de los insectos a las alteraciones del clima está todavía en sus balbuceos. Los autores afirman que debemos entender el modo en que otros cambios conexos, como los valores extremos de precipitaciones (sequías e inundaciones), pueden afectar a la capacidad de dispersión de los mosquitos. Los modelos son útiles para estudiar la influencia recíproca entre el aumento del área de distribución de los mosquitos y la flora y fauna autóctonas. Sin embargo, los estudios ecológicos basados en las técnicas de marca, liberación y recaptura de animales siguen siendo básicos para abordar interrogantes fundamentales sobre la supervivencia y dispersión de las especies de mosquito e introducir directamente los parámetros resultantes de esos estudios en los modelos de nueva generación sobre la transmisión de enfermedades. El estudio del impacto final de los mosquitos sobre la salud animal y humana debe abordarse con programas de investigación integrada a gran escala, lo que a su vez exige labores más coordinadas, en la línea de la iniciativa «Una sola salud».