Resumen (continuación)
Durante el periodo estudiado, se sometieron a reconocimiento clínico un total de 2 174 cebúes, que arrojaron índices de morbilidad y mortalidad de un 13,61% (296) y un 4,97% (108), respectivamente. El análisis de los brotes activos puso de manifiesto una tasa de morbilidad relativamente constante, cuyos valores más altos se observaron en Adama (15,38%) y Wenji (10,26%). Los mayores índices de mortalidad también se registraron en Adama (5,89%) y Wenji (3,42%). El virus de la dermatosis nodular contagiosa fue aislado en 22 muestras, todas las cuales arrojaron resultado positivo al análisis por reacción en cadena de la polimerasa. Se observó que la enfermedad había afectado a ejemplares de ganado vacuno con independencia de que estuvieran o no previamente inmunizados con la vacuna keniana de la viruela ovina y la viruela caprina. A partir de ahí se evaluó la eficacia de la vacuna en las condiciones reinantes sobre el terreno, y los autores exponen sus conclusiones, así como un posible remedio, en este artículo.