Resumen (continuación)
Los Servicios Veterinarios de los países, que aplican las normas de la OIE sobre salud y bienestar de los animales, junto con otras medidas, constituyen la primera línea de defensa contra esas patologías, y deben ser capaces de cumplir los requisitos básicos necesarios para diagnosticarlas y combatirlas. La OIE trabaja en colaboración con la Organización Mundial de la Salud y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura para lograr que los sistemas zoosanitarios y de salud pública de los países estén mejor preparados para responder a los riesgos zoosanitarios existentes o emergentes que puedan afectar a la salud pública. Además de potenciar y armonizar la capacidad de los laboratorios nacionales en ámbitos de especial riesgo, la OIE colabora en proyectos concebidos en clave de «Una sola salud» para combatir una serie de enfermedades fundamentales, estableciendo así modelos de referencia que después pueden aplicarse a la lucha contra otras enfermedades prioritarias ya existentes o emergentes. El autor examina el papel y las actividades de la OIE para reforzar los Servicios Veterinarios de sus Países Miembros con vistas a lograr una colaboración más eficaz y duradera desde los planteamientos de «Una sola salud».