Resumen (continuación)
Además de incumbir al ganado, la fauna salvaje y el ser humano, la epidemiología del carbunco bacteridiano tiene un componente ambiental, lo que hace de esta enfermedad un ejemplo idóneo para reflexionar a la luz del concepto de «Una sola salud». Debido a las carencias y dificultades de la vigilancia, muchos brotes de carbunco bacteridiano en la fauna salvaje pasan desapercibidos o se notifican por debajo de su nivel real (subnotificación). Lo más común es que el ser humano contraiga la enfermedad accidentalmente en el curso de brotes que afectan al ganado doméstico o los animales salvajes, con la salvedad de los casos de ataque deliberado con carbunco que constituyen actos de guerra biológica o bioterrorismo.