Resumen (continuación)
En la primera parte del artículo describen un reciente método experimental basado en los procesos cognitivos de los que se sirve el animal para evaluar su entorno. Este método ofrece un sistema integrador y funcional para aprehender con más eficacia las emociones del animal. En la segunda parte abordan la influencia de las emociones sobre los procesos cognitivos y describen métodos recientes, basados en esa relación, con los que es posible evaluar los estados afectivos duraderos de los animales. En la última parte estudian la pertinencia de las estrategias conductuales para mejorar el bienestar de los animales, que pasan por tener en cuenta sus aptitudes cognitivas y por hacer hincapié en procesos cognitivos específicos que generen emociones positivas. La investigación sobre los estados afectivos de los animales avanza rápidamente, y la capacidad de acceder científicamente al mundo afectivo animal debería ser de ayuda para definir prácticas agropecuarias innovadoras, basadas en la sensibilidad y las aptitudes cognitivas de los animales, con el fin de mejorar realmente su nivel de bienestar.