Resumen (continuación)
Trichinella spiralis, que causa la mayoría de los casos de triquinelosis humana, se contrae al ingerir carne de cerdo, aunque cada vez hay más casos resultantes del consumo de caza salvaje. Para que el hombre contraiga la cisticercosis, en cambio, las únicas vías de infestación son la carne de cerdo (Taenia solium) y de vacuno (T. saginata). El principal factor de riesgo de infestación humana por estos parásitos reside en el consumo de carne indebidamente cocinada. En los cerdos o vacas, sin embargo, los factores de riesgo difieren sensiblemente entre Trichinella y Taenia. En el caso de T. spiralis, la principal vía de infección de los cerdos es la exposición a carne de animales infestados (que contiene el estadio larval infeccioso), mientras que las dos especies de Taenia se transmiten por materias fecales humanas contaminadas con los huevos que ha puesto la forma intestinal adulta de la tenia. De ahí que los medios para prevenir la exposición de cerdos y vacunos a las formas infecciosas de T. spiralis, T. solium y T. saginata sean sensiblemente distintos, en especial los requisitos para garantizar la bioseguridad de esos animales en las explotaciones. Los autores examinan los métodos y estrategias necesarios para vigilar la presencia de estos parásitos en el ganado, lo que incluye las necesarias medidas normativas y la indispensable colaboración entre los sectores veterinario y médico para poner en marcha un programa nacional de notificación y control.