Resumen
En 2011 la Asamblea Mundial de la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE), en su 79ª Sesión General, y la Conferencia de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), en su 37º periodo de sesiones, aprobaron una resolución en la que declaraban que el mundo estaba libre de peste bovina y recomendaban medidas complementarias para preservar los beneficios de la nueva situación, que tanto costó alcanzar. La erradicación es un objetivo asequible en el caso de toda enfermedad del ganado cuya epidemiología no sea complicada, siempre y cuando existan las herramientas, los recursos y las políticas que se requieren para ello. La erradicación a escala nacional es reflejo, inevitablemente, de las prioridades de cada país, mientras que a escala planetaria ese objetivo exige cierto grado de iniciativa y liderazgo internacionales que sirvan para integrar esas herramientas en un dispositivo mundial, destinado en primer lugar a acabar con la transmisión de la patología entre todas las zonas infectadas y a evidenciar después que se ha logrado esa meta. Siempre ha estado ahí la posibilidad de controlar e incluso erradicar por medios zoosanitarios la peste bovina, que se caracteriza por una cadena de transmisión sencilla y por la fragilidad ambiental del virus. Sin embargo, en la búsqueda de una mayor productividad agrícola que se inició a partir de 1945 los programas nacionales y mundiales de vacunación empezaron a cobrar creciente importancia y protagonismo. Dado que la peste bovina suele propagarse de una región a otra a resultas de movimientos de ganado ligados al comercio, la clave para lograr la erradicación mundial residía en garantizar que esos programas de vacunación se aplicaran de forma sincronizada en todas las regiones donde la enfermedad era endémica, objetivo que suscribieron plenamente la Unión Europea, la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, el Organismo Internacional de Energía Atómica, la Oficina Interafricana de Recursos Animales de la Unión Africana, la FAO y la OIE. Los autores pasan revista a todo el proceso que desembocó en la erradicación de la peste bovina, desde los influyentes trabajos de Giovanni Lancisi a principios del siglo XVIII hasta la declaración mundial de 2011.
 
Palabras clave
Erradicación – Peste bovina.