Resumen
En todo el mundo y en muy diversos sistemas de producción ganadera, tanto extensiva como intensiva, se utilizan agentes antimicrobianos, en especial antibacterianos, para proteger la salud y el bienestar del ganado y mejorar su rendimiento. Aunque algunos de los fármacos empleados en los animales pertenecen a clases que no tienen equivalente en medicina humana, no es el caso de los más extendidos: tetraciclinas, penicilinas, macrólidos y sulfonamidas. Muchas enfermedades bacterianas del ganado causan devastadoras pérdidas de vidas animales y productividad, además de diezmar dramáticamente los ingresos y medios de vida de los ganaderos. Por ello a menudo cunde la sensación de que urge tratar lo antes posible a los animales afectados. Sin embargo, hay un gran número de patógenos bacterianos que causan enfermedades, y muchas veces es difícil establecer un diagnóstico concluyente antes de poner en marcha el tratamiento. La forma en que actualmente se emplean los antimicrobianos es mejorable en muchos sentidos: entre las posibilidades más importantes están la de recurrir en mayor medida a los servicios de veterinarios profesionales, introducir medidas más eficaces de lucha antiinfecciosa, mejorar las pruebas de diagnóstico efectuadas en el lugar de tratamiento y aplicar modelos de farmacocinética-farmacodinámica de poblaciones basados en datos fisiológicos.
 
Palabras clave
Agente antimicrobiano – Antibacteriano – Antimicrobianos de importancia crítica – Diagnóstico en el lugar de tratamiento – Falsificación – Farmacocinética basada en datos fisiológicos – Farmacocinética-farmacodinámica – Farmacocinética de poblaciones – Ganado vacuno – Servicios Veterinarios – Vía de administración.