Resumen
El comercio internacional de pequeños rumiantes y sus derivados, pese a sus reducidas dimensiones en comparación con el comercio de productos bovinos, porcinos y aviares, no deja de revestir importancia económica. Además de la lana, incluye una serie de productos singulares (como quesos de leche de cabra y oveja, fibra de cachemira o piel de astracán), sin olvidar que el comercio de carne ovina y caprina es importante para mantener los medios de subsistencia en varias regiones del mundo. Asimismo, conviene prestar atención al comercio de pequeños rumiantes y sus derivados porque las cabras y ovejas pueden transmitir enfermedades zoonóticas como la fiebre del Valle del Rift, la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo, la brucelosis o la listeriosis. Además, pueden transmitir patologías extremadamente contagiosas, como la peste de pequeños rumiantes, a poblaciones de pequeños rumiantes de otros países no expuestas previamente al patógeno en cuestión, lo que puede tener efectos de suma gravedad, en especial para personas pobres cuya subsistencia depende muchas veces de pequeños rumiantes. Por otro lado, las cabras y ovejas pueden ser una importante fuente de transmisión de fiebre aftosa al ganado vacuno. Dadas las enormes repercusiones que ello tiene en el comercio mundial, es importante tener en cuenta a los ovinos y caprinos en los programas de lucha contra la fiebre aftosa destinados a mejorar el acceso al comercio.
 
Palabras clave
Cachemira – Caprinos – Carne – Comercio internacional – Cueros – Encefalopatía espongiforme bovina – Enfermedad – Fiebre aftosa – Fiebre del Valle del Rift – Lana – Leche – Ovinos – Peste de pequeños rumiantes – Prurigo lumbar – Zoonosis.