Las semillas del yero (Vicia ervilia) se producen en la región del mediterráneo y se usan como fuente de proteínas para el ganado vacuno y las aves de corral. Para determinar el efecto tóxico de las semillas leguminosas presentes en la alimentación de las aves se utiliza un conjunto de parámetros, entre ellos la presencia de signos clínicos anormales, el aumento de peso, el consumo de alimentos, el peso de la vesícula biliar y el páncreas, la actividad proteolítica y amilásica del páncreas, la hemólisis de eritrocitos, el peso del hígado, el nivel de glutatión hepático, el nivel de lípidos hepáticos y plasmáticos y el nivel de peroxidación lipídica en el plasma. Los autores describen la cuantificación de la respuesta inmunitaria de pollos asaderos a la vacuna con el virus de la enfermedad de Newcastle, y su posible utilización como modelo para evaluar la eficacia de distintos procedimientos de detoxificación de las semillas de yero. Se tomó una población de pollos de engorde y a los 8 días de edad se les administró por vía intraocular una vacuna viva de virus de la enfermedad de Newcastle. Entre su primera y su cuarta semana de vida se administró a los polluelos una dieta enriquecida con un 25% de yeros sometidos a distintos tratamientos. Tres semanas después de la vacunación, los animales presentaban respuestas inmunitarias distintas. El grupo de ejemplares cuya dieta contenía yeros no tratados presentaba una ostensible inmunosupresión ante el virus de la enfermedad de Newcastle, reflejada en un título inmunitario medio de 798,5. Por otro lado, cinco de los seis tratamientos a que fueron sometidas las semillas de yero provocaron distintos grados de rectificación de esa inmunosupresión, con pollos que arrojaron en algún caso un título inmunitario medio de 2.070,6, cercano al que se obtuvo con la muestra de pollos de control, alimentados con la dieta no enriquecida (título inmunitario medio de 2.333,8; P > 0.05). Los cinco métodos de tratamiento que resultaron positivos fueron (en orden de rectificación creciente de la inmunosupresión, con el título inmunitario medio indicado entre paréntesis): yeros molidos, hidratados y desecados (971,6); yeros molidos, autoclavados y desecados (1.223,1); yeros hidratados, autoclavados y desecados (1.273,1); yeros hidratados y desecados (1.340,0); y yeros molidos, hidratados, autoclavados y por último desecados (2.070,6).