Resumen (continuación)
A tenor de los resultados, la mejora de la calidad bacteriológica de la leche pasa por la aplicación de una política de calidad, que sirva para divulgar las prácticas idóneas de higiene en toda la cadena de producción lechera y para instituir una prima a la calidad bacteriológica de la leche.