Resumen (continuación)
Las brucelas también pueden replicarse en las células endoteliales humanas, induciendo una respuesta inflamatoria que conlleva una mayor expresión de quimioquinas, interleuquina-6 y moléculas de adhesión. La infección persistente del endotelio por brucelas favorecería la aparición de endocarditis y otras manifestaciones vasculares. Por ello, aunque relativamente leves, los fenómenos inflamatorios inducidos por brucelas son duraderos, porque las bacterias persisten dentro de las células de los tejidos infectados hasta acabar dañándolos.