Se examinan también los mecanismos para fomentar esta coordinación, y lo que ello implica para organizaciones internacionales como la OIE o la OMS. Se describen ejemplos de integración de programas de vigilancia de la sanidad animal, de los patógenos alimentarios y las enfermedades transmitidas por los alimentos, partiendo del ejemplo de distintos patógenos y distintas regiones del mundo. Se plantea además la cuestión de las herramientas científicas y técnicas para promover la coordinación de políticas de vigilancia, necesarias para asegurar la inocuidad a lo largo de toda la cadena alimentaria. Entre estas herramientas figuran unos métodos analíticos y mecanismos de rastreabilidad que permiten establecer un nexo entre el animal vivo y los alimentos que de él se obtienen.