Resumen
La lucha contra la epidemia de fiebre aftosa que en 2001 asoló Gran Bretaña se caracterizó por una combinación de métodos tradicionales y novedosos, fruto en algunos casos de los resultados de modelos matemáticos. Siete días antes de que se implantara la inédita y polémica medida de sacrificar preventiva y automáticamente a todos los animales susceptibles de explotaciones adyacentes a los centros infectados (el llamado ‘sacrificio contiguo’), ya se había logrado contener la propagación de la enfermedad combinando la tradicional política de ‘sacrificio sanitario total’ con la prohibición de los movimientos de ganado a escala nacional. Una segunda medida novedosa y polémica, que exigía el sacrificio de todas las ovejas en 3 km a la redonda de las explotaciones donde se hubiera confirmado la presencia de la enfermedad (el ‘sacrificio en un radio de 3-km’), también se puso en marcha una vez pasado el pico de propagación, se aplicó indiscriminadamente y se prolongó varias semanas hasta su conclusión. El análisis serológico de las ovejas sacrificadas reveló la presencia de la infección en un solo rebaño, de donde se deduce que la infección críptica de las ovejas no propagaba la epidemia. Las amplias medidas de vigilancia serológica de las ovejas instituidas después de la epidemia sólo permitieron detectar un pequeño número de ejemplares seropositivos en muy contados rebaños, lo que indica que quizá la fiebre aftosa se autocontenga en las grandes poblaciones ovinas. Finalmente se logró acabar con la epidemia tras introducir más estrictas restricciones a los movimientos pecuarios y medidas de seguridad biológica. Para secundar el cumplimiento de la prolongada prohibición de movimientos de ganado en todo el país hubo que aplicar un plan para el sacrificio compasivo de animales no afectados. Los modelos que alentaron las medidas de sacrificio contiguo adolecían de graves defectos, pues reposaban en datos de epidemias que poco tenían que ver con aquella, en datos demográficos de referencia inexactos y en premisas biológicas harto improbables en cuanto a los parámetros temporales y cuantitativos de la infección y la emisión de virus en los rebaños infectados.
 
Palabras clave
2001 – Fiebre aftosa – Gran Bretaña – Modelos matemáticos – Procedimientos de control – Sacrificio contiguo – Sacrificio de ovejas en un radio de 3 km – Sacrificio sanitario total – Seguridad biológica.