Mi compra (0)
Inicio > Ficha del producto > Ficha de información del producto
Ficha de información del producto
Título de la publicación / Nombre del producto :

Encefalopatía espongiforme bovina

Autor(es) : M.J. Prince, J.A. Bailey, P.R. Barrowman, K.J. Bishop, G.R. Campbell & J.M. Wood

Resumen :

Ya desde los primeros estudios epidemiológicos pudo determinarse que la encefalopatía espongiforme bovina (EEB) era una enfermedad transmitida por vía alimentaria y asociada a la ingesta de harinas de carne y huesos presentes en los piensos para animales. La infección podría tener su origen en el prurigo lumbar de los ovinos, una mutación genética espontánea ocurrida en el ganado vacuno o una encefalopatía espongiforme transmisible (TSE) que afecte a otra especie de mamífero. Las labores experimentales sobre el riesgo de transmisión se han orientado necesariamente hacia la determinación de los productos de riesgo y su nivel de infectividad, la naturaleza y solidez de las barreras interespecíficas, la dosis infectiva, la vía de infección, la cepa de agente etiológico y el genotipo de los animales en situación de riesgo. La cuantificación del nivel de infección en tejidos bovinos ha ayudado a retirar productos peligrosos de la cadena de alimentación tanto humana como animal. Es poco probable que un brote pueda perpetuarse sólo por transmisión por vía materna, aunque los descendientes de ejemplares clínicamente enfermos parecen más propensos a la infección en el caso de índices elevados de exposición por vía alimentaria. Los estudios de transferencias de embriones no han puesto de manifiesto que este proceder sea una vía de contagio. Aunque las medidas de control parecían sencillas, a veces ha resultado difícil aplicarlas y verificar el grado de observancia. Ello ha exigido imponer nuevas prohibiciones, adoptar medidas enérgicas y controlar exhaustivamente los niveles de cumplimiento.

< Retour